Venta de autos nuevos en México no repunta

La venta de autos nuevos en nuestro país continúa con un saldo negativo en el quinto mes de 2019. El total de unidades comercializadas en este periodo fue de 102,081 un 11.2% menos que el mismo lapso de 2018 de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

En lo que toca a las cuatro marcas con mayor volumen de ventas se aprecia un comportamiento particular en el mes de mayo, pues a pesar que todas cerraron con números negativos, Volkswagen fue la menos afectada con un 0.3%, 397 unidades. Para las otras tres –Nissan, General Motors y Toyota las cifras fueron 20.81%, 19.7% y 28.7% respectivamente.

Y es innegable que este panorama no es el mejor para estas compañías quienes deben hacer ajustes si no para revertir la tendencia, al menos para que no sea mayor en lo que resta del año.

Pero no es una tarea sencilla pues además de un menor número de personas que están dejando de comprar autos nuevos, deben enfrentar un reacomodo en el mercado porque en este entorno adverso existen marcas con números sobresalientes. Es decir, que los que les dejaron de comprar se han ido con otros jugadores.

Tal es el caso de Suzuki con un 39.79% o Renault con 20.94%, en este rango positivo se encuentra Mitsubishi que a partir de este año participa en el mercado mexicano de manera independiente después de su separación de FCA y que ha conseguido un 35.33% de incremento.

Participación de mercado enero-mayo en el mercado mexicano de autos nuevos

Hay otros fabricantes con porcentajes más discretos pero lo que es un hecho es que deben aprovechar al máximo esta coyuntura favorable para ellos, sobre todo porque no se espera un cambio en la tendencia mostrada hasta ahora por el mercado en el coroto o mediano plazo.

Acuerdo México-EU evita aplicación de aranceles

La amenaza del presidente de Estados Unidos Donald Trump en el sentido de imponer un arancel del 5% a los productos mexicanos que se venden en ese país a partir del 10 de junio y su incremento mensual hasta alcanzar el 25%, puso al gobierno mexicano y al país en general en alerta, pues significaba un golpe contundente a la economía nacional.

Por esta razón, de inmediato una delegación encabezada por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, viajó de inmediato a país norteamericano para entablar reuniones y llevar a cabo negociaciones que evitaran la implementación de esta tarifa.

El viernes 7 de junio y tras horas de pláticas con funcionarios estadounidenses, finalmente se evitó esta situación gracias a un acuerdo logrado entre las dos naciones. Todas las acciones van enfocadas a atender el problema migratorio que actualmente existe.

Y aunque en primer lugar este asunto no debería estar directamente relacionado con lo comercial, el presidente Trump los mezcló dejando prácticamente sin margen de acción por el tiempo y lo complicado del asunto a los funcionarios mexicanos.

El canciller Ebrard destacó el resultado principal de las pláticas –la no aplicación del arancel- sin embargo no todo está resuelto porque el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador será evaluado en 45 días a partir del 10 de junio para revisar la efectividad de las acciones que se lleven a cabo.

En caso de que no sean funcionales, hay una posibilidad latente de que el gobierno norteamericano considere nuevamente imponer la tarifa del 5%.

Se puede decir que la industria automotriz en ambos países ha respirado con alivio, porque de no haberse logrado un acuerdo, el impacto en costos, empleos y otros factores más, era en términos generales incierto.

La actitud del inquilino de la Casa Blanca no sorprende a nadie, por el contrario lleva el sello que le ha caracterizado desde que inició su mandato. En esta ocasión le tocó a México y lo peor es que no hay garantía que no se dé otro desplante pues viene un año electoral en Estados Unidos y Trump quiere continuar por cuatro años más haciendo lo que esté a su alcance para conseguirlo.

Deja un comentario

*

code

Loading Facebook Comments ...