SEAT ayuda en crisis por COVID-19

SEAT-respiradores

Algo ha cambiado en la fábrica de SEAT en Martorell y es que desde hace unos días una de las líneas de montaje que fabrica piezas para autos se ha modificado para ensamblar respiradores, equipo necesario para atender a las personas afectadas gravemente por el virus SARS-CoV 2.

Desde que comenzó el esparcimiento del coronavirus, España ha sido de los países más dañados tanto por el contagio como por los casos graves y las defunciones. Esta situación de emergencia ha desatado la demanda a nivel global de respiradores.

Eso y ante todo la solidaridad, es lo que ha movido a SEAT para sumarse a los esfuerzos gubernamentales para hacer frente a la pandemia. “La motivación de todas las personas que participamos en este proyecto es ayudar de la manera que nosotros sabemos, que es fabricar en serie un equipo, esta vez para salvar vidas”, comentó Nicolás Mora, del área de Producción de SEAT Martorell.

Sin embargo el virus no es el único factor a considerar, el tiempo se ha vuelto un adversario que no conoce tregua, pues la velocidad de propagación del contagio y sus efectos ha puesto en jaque al sistema sanitario español.

De ahí que había que actuar con premura y en este sentido el fabricante automotriz ha demostrado una efectividad sobresaliente. Un equipo de ingenieros comenzó sin descanso el diseño de varios prototipos, 13 en total, hasta llegar al modelo final.

Entre todos los componentes de un vehículo, el más adecuado para este proyecto fue el limpiaparabrisas. Con engranajes impresos en SEAT, ejes de cajas de cambios y el motor adaptado de este elemento, nació OxyGEN.

Lo que fuera un lugar donde se montaban partes del SEAT Leon, ahora se ha transformado en un lugar donde 150 personas de distintas áreas ensamblan respiradores. Y aunque parece algo sencillo al decirlo, la realidad es diferente.

Y es que como dice Sergio Arreciado, miembro del área de Ingeniería de Procesos de SEAT: “Modificar una línea de montaje que fabrica un subchasis, una pieza de autos, y poder transformarla y fabricar respiradores ha sido un trabajo arduo en el que han estado implicadas muchas áreas de la empresa y lo hemos hecho en el tiempo récord de una semana.”

Cada respirador cuenta con más de 80 componentes electrónicos y mecánicos y pasa un exhaustivo control de calidad con esterilización de luz ultravioleta.

El producto terminado es solo la primera parte de este trabajo pues requiere ser sometido a una prueba de larga duración -la cual se lleva a cabo en estos días- como parte del proceso de homologación.

La emergencia obliga a trabajar en equipo para obtener los mejores resultados y como señala Francesc Sabaté, de I+D de SEAT.: “Con solo saber que hemos intentado ayudar a salvar una vida, todo este trabajo habrá valido la pena”.

Deja un comentario

*

code

Loading Facebook Comments ...