Peugeot 208 Allure Puretech, ágil como buen felino

Peugeot 208 Allure Puretech

En el mundo de los automóviles existe una vieja manda: “menos es más”, expresada por Colin Chapman en la época dorada de Lotus. Peugeot 208 Allure Puretech busca cumplir con ello.

Este concepto refiere la reducción de peso en un vehículo para mejorar el desempeño. Con el tiempo pasó de largo la premisa, sin embargo en el presente se está retomando poco a poco.

Es común ver que las nuevas generaciones de un vehículo crecen en dimensiones, para brindar más espacio y albergar mecánicas más potentes.

Esto último, podemos observarlo en la guerra de los caballos de potencia. Con autos que rebasan los 500 HP sin problema, aunque en su mayoría jamás pisen una pista o aprovechen ese desarrollo. En el día a día son poco menos que unos inútiles y ya ni hablamos del consumo de combustible.

Pequeño motor con buen desempeño

Este largo preámbulo es para conceptualizar el nuevo Peugeot 208 Allure Puretech. Modelo que presume un motor de tres cilindros turbo, un modesto 1.2 litros.

Pero que no te engañe o creas que es lento, ya que si algo sabe hacer la firma francesa, son motores. Este pequeño bloque desarrolla 110 HP, ¿poco?, pues no, ya que esto se olvida con el par motor, el mejor de su clase con 151 libras-pie entregados desde las 1,500 revoluciones por minuto. El arranque no es nada lento, al igual que la recuperación de velocidad.

De acuerdo con la ficha técnica, el Peugeot 208 Allure Puretech desarrolla una velocidad de 188 km/h. Con un tiempo de aceleración de 10.4 segundos para alcanzar los 100 km/h. Nada mal para esta versión que no es la deportiva, y de hecho es el utilitario de uso diario.

Algunos autos están retomando el concepto de ligereza, aunque no propiamente por las prestaciones, sino por reducir el consumo de combustible.

El Peugeot 208 ya es de serie un auto hecho para MANEJAR, no solo para acelerar en recta. Tiene ese gusto europeo al apuntar y un chasis que trabaja con la dirección. Una excelente posición de manejo, la cual comenzaron a implementar desde hace unos cinco años. Fue inspirada en el mundo del rally, con unos “muchachitos que algo le saben al manejo”, Markus Gronholm del equipo Peugeot y Sebastian Loeb de Citroën.

La experiencia en el Peugeot 208 Allure Puretech

De entrada voy a tomarme una libertad. Quiero agradecer por la oportunidad de volver a escribir de autos, un nicho donde estuve muchos años y ahora regreso gracias a TechCar. Por otra parte pedir una disculpa por la cantidad de fotos que les ofrezco. En mi ruta, la lluvia no me dejó en paz, algo que podría sonar malo, pero me permitió sentir más el manejo del auto en un recorrido de alrededor de 500 kilómetros, y justo esa experiencia es la que les traigo.

El recorrido a realizar, me llevó de la Ciudad de México a Tequisquiapan. De ahí hacia la Sierra Gorda de Querétaro, doblando por la Presa Zimapán y salir a Hidalgo, para finalizar en el Pueblo Mágico, Mineral del Chico.

Cuando recibí el auto tenía el tanque de combustible a la mitad, y ahí se quedó en el uso citadino. Ese donde con suerte podemos acelerar a 30 km/h en horario normal. Debo confesarles que hace tiempo pude manejar la versión GT, y me encantó. De paso les cuento que la nueva generación llegará a México muy pronto.

Este Peugeot 208 Allure Puretech es prácticamente lo mismo. De entrada por la ya mencionada posición de manejo, una que solo permite subir o bajar el volante ya que la posición es prácticamente perfecta. El tablero, si bien cuenta con plásticos convencionales, tienen un buen nivel de calidad. Por su parte, los asientos brindan una gran sujeción lateral y lumbar.

Con ello posee comodidad en el día a día y en una salida a carretera. Recordemos que esta versión del 208 no es la más deportiva. Se defiende a la hora de arrancar, incluso en un semáforo contra modelos de mayor potencia.

Un primer tramo, escapando de la ciudad

La primera parte de mi recorrido fue para escapar de la Ciudad de México. Baches inmensos, transporte público kamikaze, camiones malignos y tramos tan lentos que ponen a prueba tu paciencia. Pero escapé para llegar al tramo de la México-Querétaro, dominado por largas rectas y curvas que pueden tomarse acelerando.

En este punto me di cuenta de dos cosas muy importantes: La primera es cómo responde el pequeño motor. Realmente acelera y se recupera de manera sorprendente. En contraparte la caja de cinco cambios se muestra rebasada por la velocidad que desarrolla. Esto repercute directamente en el consumo de combustible. La recomendación es: o lo usas solo para ciudad o educas mucho a tu pie derecho para tener valores bajos de consumo.

La suspensión está configurada para la comodidad de los usuarios, es decir, de media a suave. El manejo dinámico se percibe un poco penalizado al girar rápidamente o frenar, ya que la carrocería tiende a moverse un poco, pero no es algo de qué preocuparse. Como les comento es solo al “correr un poco”, ¿si me explico :D?

Entre Pueblos Mágicos y paisajes espectaculares

Tequisquiapan, también Pueblo Mágico nos recibió temprano con un clima frío y nublado que pronto nos mostró lluvia. Eso no importó, ya que desayunamos un buen café y una de las especialidades de la región, panes con queso.

De paso me informé de las próximas fiestas de la vendimia. En dicho evento, todos los viñedos de la región ofrecen sus mejores productos a precios realmente buenos. Muestras gastronómicas, espectáculos culturales y populares complementan la experiencia, la cual les recomendamos mucho. Para terminar la estadía, no podía dejar pasar la oportunidad de comprar vinos en La Redonda y Freixenet.

En esta zona los charcos con lodo eran comunes. Me hicieron el favor de ensuciar bastante el auto, por lo que temí por la oportunidad de traerles fotos. Después, de plano olvidé esa idea ya que rumbo al trazo sinuoso de Zimapán la lluvia nos alcanzó. Si a usted le gusta manejar de verdad, no deje de ir a esta región, sus ojos agradecerán el impresionante paisaje.

Lluvia y carreteras serpenteantes, el entorno perfecto para el ágil felino

La serpenteante carretera que rodea la presa siempre es un reto para cualquier auto y piloto. Curvas ciegas, pavimento dañado o sucio por las montañas que le rodean. No se olvide de las siempre encantadoras cabras que suelen hacer deporte extremo al atravesarse sorpresivamente. Obviamente aquí pude sentir el trabajo del chasis, la caja de cambios, dirección y frenos…¡Gracias cabras!.

Peugeot 208 Allure Puretech reciente un poco las curvas y frenadas por la suspensión suave. Aún así puede hacerlo con soltura y mejor que un auto pesado con muchos caballos. Además, de nuevo insisto, no es la versión deportiva y ya lo hace muy bien.

Al salir de la zona sinuosa sigue una parte más urbana, “reinan” infames topes continuos de los que no escapas hasta que entroncas a la México-Pachuca. En este tramo pasamos por Actopan, pueblo que se dice la capital de la Barbacoa. Si les gusta este manjar, no dejen de visitar el mercado. Encontrarán insectos comestibles que pondrán a prueba sus nervios y valor.

Otro tramo de zona urbana al cruzar Pachuca y después un camino que realmente me gusta. Va hacia Mineral del Chico y me atrevería a decir que es más técnico, con curvas con peralte marcado y “eses” con las que trabajas mucho.

Aquí fue más marcada la tendencia del Peugeot 208 Allure Puretech de irse de frente al ir rápido. Esto no pasa si vas manejando de manera más relajada o normal.

En este lugar pernoctamos, no sin antes enfrentarnos a un tramo de terracería. La visible altura del chasis permitió pasar sin problemas o golpes en la parte baja. Las pendientes nunca fueron un problema para el motor. El turbo “entra”, desde las 1.500 rpm, por lo que la aceleración es casi inmediata.

Mineral del Chico es un lugar donde puedes olvidarte de la ciudad y su complejidad. Un ambiente casi rural. Cuenta con todos los servicios y contrastes arquitectónicos, además de una gastronomía que te invita a regresar cada que puedas.

En conclusión: El Peugeot 208 Allure Puretech es una excelente opción para la ciudad. Su consumo de combustible es mínimo y la respuesta deja en ridículo a sedanes de mayor tamaño y precio. Su altura es suficiente para no sufrir con cada tope y la suspensión puede soportar esos cráteres lunares, mal llamados baches. El precio es de 304 mil 900 pesos, que resultan a mediano plazo una gran inversión.

Peugeot 208 Allure Puretech

7.7

Desempeño

8.0/10

Calidad de acabados

7.0/10

Tecnología

8.0/10

A favor

  • Gran respuesta del motor.
  • Bajo consumo de combustible.
  • Diseño exterior e interior.

En contra

  • Necesita una caja de seis velocidades.
  • No posee cámara de reversa.
  • Tapicería en asientos traseros.

Deja un comentario

*

code

Loading Facebook Comments ...