Mantenimiento preventivo, el secreto para darle más vida útil a tu moto: Italika

Mantenimiento-preventivo

Nuestra moto es, por muchos motivos, un objeto muy preciado y por lo mismo procuramos cuidarla lo mejor posible. Para lograrlo siempre hay que considerar brindarle el mantenimiento que necesita, por ello en TechCar platicamos con José Antonio Rosas Villareal, Gerente de capacitación y postventa de Italika para México y América Latina para conocer más sobre este tema.

El primer servicio

Antes que nada no está de más recalcar la importancia que tiene el mantenimiento preventivo y José Antonio lo sintetiza en pocas palabras: “es alargar la vida útil de cualquier vehículo”.

Ahora bien, después de comprar tu moto debes llevarla a su primer servicio generalmente cuando su kilometraje es poco -en el caso de Italika es a los 500 km- y aunque parezca algo prematuro, nuestro entrevistado explica el por qué.

Mantenimiento preventivo

José Antonio Rosas Villareal, Gerente de capacitación y postventa de Italika para México y América Latina

“(El primer servicio) es para cerciorarse que el aceite sea nuevo y esté funcionando de manera correcta. El desgaste de un vehículo nuevo es mayor… (y) si no se realiza el primer mantenimiento es posible que la motocicleta esté utilizando aceite contaminado -es decir, que contenga residuos o rebaba- lo que provoca que sus propiedades se pierdan, exista una mayor fricción y su temperatura sea alta provocando con el tiempo un problema a la moto.”

Aunque existe la idea de que este servicio únicamente implica revisar aceites y cambiar bujías, no es así, se trata de algo más completo. Se verifica la tensión de la cadena -hablando de motos de trabajo- además de comprobar que esté lavada y lubricada.

Otra parte a tomar en cuenta es el nivel del líquido de frenos, asegurarse que sea el adecuado, pues de no ser así existe la posibilidad de que no frene y lo último que cualquier motociclista quiere es que no puedas detenerte cuando es necesario y más si es en una situación de riesgo.

Mantenimiento-preventivo
El mantenimiento-preventivo va más allá de un cambio de aceite o bujías

Sumado a lo anterior se da un vistazo al chicote, se verifica tanto del freno como del acelerador, si no se lleva a cabo y no está bien lubricado o ruteado, se romperá. También los tornillos se aprietan y se ajustan los plásticos ya que con la vibración se aflojan.

Como puedes ver, un mantenimiento que se lleva a cabo por primera vez no es algo menor y sencillo, sino todo lo contrario, de ahí que no hay que dejarlo de lado y si te inquieta el tiempo que se necesita para hacer esta labor, el directivo menciona que en el caso de Italika dura alrededor de 45 minutos. 

El resto de los intervalos para servicio es: del segundo al cuarto cada 2000 km y a partir del quinto cada 3000 kilómetros.

Lleva tu moto a servicio y sabré cómo manejas

Las visitas al taller para revisar tu moto de acuerdo a la distancia que ha recorrido tienen una razón de ser y los técnicos saben el nivel esperado de desgaste en determinadas piezas, algunas otras que deberán reemplazarse, etc, pero hay ocasiones que surje algo que no estaba contemplado y en ocasiones es difícil saber el motivo.

“En una ocasión tuvimos un cliente que adquirió una moto de velocidades, aprendió a manejar y cada vez que la llevaba a servicio no entendíamos por qué había un desgaste de las balatas fuera de lo común, lo que obligaba a cambiarlas, hasta que hicieron la revisión con el cliente y fue donde descubrimos lo que sucedía. Cuando vimos cómo manejaba nos dimos cuenta que descansaba su pie en el pedal del freno y no estaba consciente de ello”, platica Rosas Villarreal.

Mantenimiento-preventivo
El mantenimiento-preventivo es una oportunidad para que el cliente conozca mejor su estilo de manejo

Y eso no es todo, algo similar sucede con el embrague, pues aunque es suficiente usar la presión de dos dedos, muchos pilotos emplean toda la mano provocando con esto un desgaste anticipado en los discos que obliga a cambiarlos antes de tiempo, a los 5 o 6 mil kilómetros.

Interesante, ¿verdad? Y es que no es de sorprenderse que muchas personas que llevan años manejando motos, nunca se han percatado de algunos hábitos que no son los más apropiados pero que así los aplican porque fue la forma en que aprendieron o tal vez estaban bien pero con el tiempo se fueron modificando sin que ellos se dieran cuenta. Suele pasar.

Pero más allá de la cuestión anecdótica, esto también tiene su lado muy positivo, pues permite una mejor comunicación con el área de servicio y sobre todo la retroalimentación cliente-empresa.

José Antonio nos dice que cuando se platican este tipo de cosas con los propietarios, ellos lo reciben de una buena manera y en la medida de lo posible procuran corregirlos. Al final todo es por el bien de la moto y al mismo tiempo en beneficio de tu bolsillo porque puedes evitar gastos innecesarios por el cambio de piezas antes de tiempo.

Mantenimiento-preventivo
El Mantenimiento-preventivo garantiza una mayor vida útil de la moto

La comunicación con el cliente es esencial y las visitas al centro de servicio son una oportunidad para intercambiar opiniones, sugerencias y explicarle en qué consistió el trabajo realizado para que esté informado. Cosa que lo agradece.

Todo esto se encuentra a la vista del cliente y a su disposición en la web y las redes sociales de Italika.

Buena atención y servicio en todo el país

Ser el jugador más importante dentro del mercado nacional de motos implica también contar con una red de servicio a la altura de la demanda y sobre todo de lo que sus clientes merecen. 

Es una responsabilidad muy grande e italika lo sabe, por ello, y aunque cuenta con una buena cobertura, es necesario ampliarla y esto está contemplado en su proyecto 2020. Sin embargo, como dice el ejecutivo, tampoco se trata de “abrir por abrir”, hay que tener los centros de servicio en el lugar adecuado con el personal calificado.

La capacitación de los técnicos se realiza en cada una de las plazas y ésta se rige por un programa de entrenamiento a nivel nacional. “Se trata de una caravana itinerante que viaja por todo el país y hacen la capacitación presencial”. No se descuida ni un detalle para que al final de su preparación sean capaces de determinar la causa de cualquier problema que se presente en las motos.

José Luis también comenta que para la generación de técnicos más reciente se hizo énfasis en el tema de la inyección de combustible, esto debido a que las motos que tienen este sistema requieren mayor atención porque su mantenimiento y reparación es más delicado por tratarse de una tecnología diferente.

Italika realiza el primer servicio a los 500 kilómetros

Esta certificación se llevó a cabo en las ciudades de Ciudad de México, Toluca, Morelia Guadalajara, Mazatlán y Tepic. En los próximos meses se completará el resto del país.

El tiempo, factor importante

Después de todo esto que hemos descrito, una pregunta válida es ¿qué tiempo lleva hacer un mantenimiento preventivo?

Como habíamos comentado, en el primero la duración es de 45 minutos en promedio y del segundo en adelante no más de una hora veinte minutos si no se encontró algún desperfecto por arreglar.

Esto es importante pues para muchos clientes, la moto es su medio de transporte o trabajo o ambos, por lo que no cabe la opción de que esté detenida. 

Y es que para Italika, el que una persona adquiera uno de sus productos, va más allá de la compra como tal, los clientes están depositando su confianza en la empresa y eso es una responsabilidad muy grande y de la cual están conscientes.

Atención a gran escala

¿Qué pasa cuando se trata de clientes grandes? ¿Cómo se organiza el mantenimiento? 

Para darnos su respuesta a estas preguntas, José Antonio nos pone el ejemplo de Banco Azteca, sus “primos hermanos” como les llama él.

Esta institución cuenta con 3000 motos rodando por todo el país y ninguna de ellas puede estar parada porque simplemente no es productiva. Por ello, entre las dos empresas definieron un plan de mantenimiento que se lleva a cabo en el centro de servicio y solo ahí, porque es un lugar especializado que cuenta con la herramienta necesaria. Además que está preparado para el manejo de residuos tóxicos.

Mantenimiento-preventivo
El mantenimiento-preventivo siempre deberá realizarse en un lugar preparado para tal efecto

Por tratarse de una flotilla, el tiempo de revisión debe ser un poco más rápido, en el caso de Italika es entre 30 y 45 minutos máximo. Hablando de este caso en particular, estas motocicletas recorren grandes cantidades de kilómetros por lo que un servicio correctivo se deberá hacer en el menor tiempo posible.

Con esta explicación, cualquier otro cliente similar podrá estar seguro que contará con el respaldo de la marca para que mantenga sus operaciones cotidianas sin descuidar sus vehículos. “Nosotros escuchamos al cliente, entendemos al cliente y buscamos la mejor solución de acuerdo a sus necesidades”, añade Rosas Villarreal.

Ahora bien, si una empresa tiene otras necesidades, Italika siempre está en la mejor disposición de platicar con ella para que juntas encuentren el mejor esquema que le funcione.

Cada visita al centro de servicio es una oportunidad para tener una mejor comunicación con los clientes

Después de esta plática hemos tenido un panorama más amplio de lo que representa realizar un mantenimiento preventivo a nuestra moto, ese objeto tan preciado por nosotros ya sea por un motivo personal o simplemente porque forma parte de nuestro equipo de trabajo.

Ahora ya lo sabes bien, si quieres disfrutar por más tiempo tu vehículo además de darle un uso adecuado, también debes llevarlo a su servicio, esto sin duda será un beneficio para la motocicleta y en algunos casos, u alivio para tu bolsillo y seguridad.

Deja un comentario

*

code

Loading Facebook Comments ...