Industria automotriz presenta sus propuestas al gobierno entrante

Con el paso de los años la industria automotriz en nuestro país continúa posicionándose como una parte importante de la economía. Y aunque el estatus que goza actualmente es sobresaliente, todavía hay asuntos por mejorar.

Ahora con el cambio de administración a nivel federal, los cuatro organismos de este sector, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) y la Industria Nacional de Autopartes (INA), dieron a conocer el documento “Diálogos con la Industria Automotriz 2018-2024”, en el que reflejan los logros durante el sexenio que termina y los temas que están pendientes por atender al igual que lo hicieron al inicio del actual gobierno.

Lo más destacable es la gran inversión extranjera que se obtuvo, pues de los 14,209 millones de dólares (mdd) que llegaron al sector en el periodo 2006 a 2011, entre 2012 y 2017 se alcanzaron 32,060 mdd, lo que representa un incremento de 125.6%. Con estas cifras, el objetivo de atraer capital se cumplió satisfactoriamente.

Datos contundentes

Otros números que dan una dimensión más completa de la relevancia de esta industria son los siguientes:

Personas que laboran actualmente en el sector: 1,904,835
Inversión extranjera 2000-2017 (mdd): 60,677
México es el séptimo productor de vehículos y quinto de autopartes a nivel mundial
La balanza comercial en 2017 superó los 70 mil mdd, muy por encima de los ingresos por remesas (28,771 mdd) y del diferencial que generaron los productos petroleros (-18,402 mdd).

Acciones para fortalecer el sector

Aunque las cifras son positivas, los organismos sugieren atender asuntos que de acuerdo con ellos darán mayor impulso al mercado interno y al comercio exterior. Entre éstos se encuentran:

Promover la venta de vehículos nuevos mediante el fomento al financiamiento e incentivos fiscales
Mantener las medidas de control en la importación de auto motores usados, que en los últimos meses ha mostrado un incremento y esto impacta directamente en la renovación vehicular
Incentivar mediante una política pública la comercialización de autos híbridos y eléctricos, así como la infraestructura necesaria
Mejorar los niveles de seguridad para el transporte de vehículos y autopartes tanto en carreteras como en ferrocarril
Combatir la corrupción e impunidad
Fortalecer cadenas productivas en la industria automotriz nacional
Negociar nuevos acuerdos comerciales que permitan diversificar las exportaciones así como mantener y mejorar los existentes

Investigación y desarrollo, tema prioritario

Si bien es cierto que México ha avanzado en lo que toca a recursos materiales (infraestructura, proveeduría en los tres niveles, mano de obra calificada, incentivos para la inversión y construcción de instalaciones), existe un rubro que falta atender con mayor fuerza y es el de la investigación.

De acuerdo con Óscar Albin, presidente de la INA, el momento tecnológico que vive la industria automotriz global es de suma importancia a un grado tal que si México no se forma parte de él, estará en una gran desventaja en un futuro.

El directivo señala que la competencia que nuestro país enfrenta en este tema no se encuentra en las naciones industrializadas, sino en otras como la India que tienen centros de desarrollo.

Y aunque aquí diferentes marcas han instalado diferentes departamentos dedicados a la investigación, es necesario impulsar esta actividad para que México tenga también su propio capital de conocimiento.

A decir de Albin Santos, una de las áreas donde se puede aplicar todo esto se encuentra en los vehículos híbridos y eléctricos, pues aunque su auge va en crecimiento, todavía enfrenta retos importantes como es el de mejorar las baterías, que aún son costosas, de gran tamaño y una carga limitada.

De acuerdo con reportes de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en 2017 el porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) que México dedicó a la investigación y desarrollo fue del 0.5%, cifra similar a la de países como Tanzania o Uganda, mientras que Japón, Israel o Finlandia, invierten más del 3% de su PIB.

Deja un comentario

*

code

Loading Facebook Comments ...