Ford v Ferrari, la película que verás más de una vez

FordvFerrari

La carrera de Le Mans tuvo un episodio significativo durante la segunda mitad de la década de los 60, y es que en esos años la Scuderia Ferrari que era la que dominaba esa competencia, tuvo que enfrentar a un contrincante venido de lejos, de más allá del Atlántico, de América, su nombre: Ford.

Y es que lo que el público estaba por presenciar aquel día de 1966 era solo la materialización de una pugna entre dos compañías, entre dos hombres, que tenía un punto en común: el orgullo.

Ferrari no pasaba por un buen momento económico y esto lo sabían en las oficinas de la empresa estadounidense y en una de las juntas de los principales directivos –Henry Ford II incluido-, un joven Lee Iacocca sugirió adquirir al fabricante italiano.

Ford v Ferrari es dirigida por James Mangold

La propuesta se hizo y fue recibida como una ofensa y los americanos obtuvieron un no rotundo. Tal fue la molestia del descendiente del inventor del Modelo T, que quiso lavar este desaire “golpeando” a los italianos donde más les doliera: en territorio francés.

Todo esto sonaba bien, sin embargo había que considerar algunos “pequeños” detalles: Ford no construía autos de carreras, por lo que habría que iniciar de cero todo, reunir a ingenieros, pilotos de prueba y personal para tener un equipo de carreras. Además el tiempo fijado por ellos mismos no era el más extenso para un proyecto de esa magnitud.

Ford v FerrariContra lo imposible, en español- (James Mangold, EUA, 2019), narra cómo se fue desarrollando esta historia y el equipo de TechCar tuvo la oportunidad de verla antes de su estreno comercial en México.

Christian Bale interpreta al piloto británico Ken Miles

Exhibida por primera vez en nuestro país durante el Festival Internacional de Cine de Morelia, este filme estelarizado por Matt Damon (Carroll Shelby) y Christian Bale (Ken Miles), nos lleva a una época donde el deporte motor era la combinación de dos cosas principalmente, un auto con buen motor conducido por el piloto adecuado. Nada más.

La trama se va desarrollando de forma interesante con toques de humor administrados adecuadamente. Y como es de esperarse nos lleva a ese otro lado que la mayoría desconocemos: la forma en que se crea un coche de carreras, los retos que enfrenta el equipo técnico -con las limitantes de ese tiempo- pero también la presencia del enemigo en casa, los hombres de traje que no siempre entienden de mecánica y fierros y se la pasan dando indicaciones o tomando decisiones que ponen en riesgo todo el trabajo realizado por el equipo.

Algo fascinante es, sin duda, ver rodar vehículos magníficos tanto los deportivos como los de calle, tan relucientes y vivos que es inevitable disfrutarlos en pantalla.

Matt Damon da vida a Carroll Shelby

Otro factor destacado es el sonido. El rugir de los motores es tal vez el mejor compañero a lo largo de la película, es casi música para los oídos.

En lo visual Ford v Ferrari ofrece momentos estéticos gratos como cuando Ken Miles platica con su hijo (Noah Jupe) sobre la pista de pruebas y un atardecer de fondo; o mientras se disputa una carrera decisiva para el piloto británico que nos recuerda por momentos a Cars.

En general es una película con buenas actuaciones que no busca ser pretenciosa y nos deja con buen sabor de boca y que desearemos ver nuevamente.

Tras la esa primera participación en Le Mans, Ford consiguió tres victorias más llegando a cuatro triunfos consecutivos. El de 1968 tiene especial significado para México pues en ese año Pedro Rodríguez ganó esa carrera conviertiéndose en el primer -y único mexicano- que lo ha logrado en la categoría principal. Triunfo que apenas cumplió medio siglo el año pasado.

Por muchas cosas Ford v Ferrari es una película que debe verse y disfrutarse completamente.

Imágenes: 20th Century Fox

Deja un comentario

*

code

Loading Facebook Comments ...